alabras que sanan el alma:«No dejes que el comportamiento de los demás destruya tu paz interior»: Dalai Lama

El insomnio es un trastorno del sueño que puede manifestarse como dificultad para conciliar el sueño (insomnio inicial), despertarse frecuentemente durante la noche o despertarse muy temprano por la mañana, antes de lo planeado (insomnio terminal).

Según la duración del problema también puede dividirse en insomnio agudo si dura menos de 4 semanas, subagudo cuando tiene una duración de entre 4 semanas y 6 meses, o crónico si dura más de 6 meses. La queja más frecuente asociada al insomnio es la somnolencia diurna, baja concentración e incapacidad para sentirse activo durante el día.

El insomnio puede deberse a muchas causas, entre ellas insomnio primario, estrés, trastornos psiquiátricos como la ansiedad o la depresión, insomnio relacionado con alteraciones del ritmo circadiano o con ciertos anticonceptivos.

En la actualidad, es frecuente la prescripción de fármacos para el tratamiento a corto plazo del insomnio, sin embargo el tratamiento farmacológico debe evitarse durante periodos de tiempo prolongados, y es conveniente en ciertos casos de insomnio crónico el uso de otras técnicas, como la terapia conductual, cognitivo-conductual. Es importante el uso de medidas generales o higiene del sueño, entre ellas seguir un horario lo más regular posible, según wp.

Despídete de las noches de insomnio con 5 ejercicios muy simples basados en el yoga.

1. Ojos cerrados
Siéntate al borde de la cama, respira profundamente, cierra los ojos y con los dedos de las manos extendidos y juntos coloca las yemas a ambos lados de la frente, allí donde notas dos pequeñas protuberancias. Este gesto te calma el nerviosismo derivado de la actividad del día.

2. Respiración lunar
Tapa con el dedo anular de la mano derecha la fosa nasal del mismo lado y respira profundamente durante unos minutos solo por la fosa izquierda, lo que tiene un efecto relajante.

3. Visualización
Durante el día, como se tiene que estar atento a muchas cosas, el chakra frontal está especialmente activo. Por la noche, la conciencia baja al chakra del cuello. Visualiza ahora una esfera de luz dorada a la altura de la garganta, con sensación de paz, según cm.

4. Mudra
Junto a la visualización, adopta con ambas manos un mudra o gesto relajante, los pulgares tocan el extremo de los dedos anular y meñique, que corresponden al elemento agua y tierra (aspecto yin). Al despertarnos podríamos hacer el mudra o «gesto» activador (yang), tocando los dedos índice y anular con el dedo pulgar.

5. Asana
Entra la cama y adopta la postura de yoga conocida como Savasana, tendido sobre la espalda, con las piernas un poco abiertas, los brazos también extendidos y separados del cuerpo (unos 45°), y con las manos abiertas sin forzar. Relajados, podemos entonces seguir visualizando la luz dorada en la garganta o bien nos podemos concentrar en el aire que entra y sale de nuestro cuerpo.

Muy Importante: Consulte siempre a su médico para conocer los detalles concretos de su perfil y si es aconsejable o no para usted.
Este artículo es el resultado de información compilada en la red, de la fuente o fuentes señalas, y que considero interesante compartir con los seguidores de esta sección, por su alto interés divulgativo.

Fuente: Periodista Digital