Comenzó el 2018 y con él un nuevo ciclo de la fuerza del yoga; una sección creada por YogaHouse para dar a conocer el valor que el yoga le entrega a las personas. Difundir ese proceso y el impacto que tiene en la vida de quienes entrevistamos, es parte fundamental de este espacio.

En esta ocasión, convesamos con Catalina González, instructora de aero yoga por más de 9 años  y actriz de teatro, cine y televisión, conocida por sus roles en teleseries como Secretos en el Jardín y 20añero a los 40 y actualmente Dime Quién Fue. ¿Cómo llegó al yoga? ¡Acá te lo contamos!

 

¿Cuál fue la razón que te llevó a convertirte en instructora de yoga? Qué importancia tiene este en tu vida?

  • Siempre fui muy espiritual (desde chica) y cuando empecé a estudiar teatro empezé a experimentar diferentes disciplinas que involucraban el trabajo físico y el cuerpo como principal herramienta. Esas dos cosas; la espiritualidad y el interés del movimiento del cuerpo, me hicieron empezar a practicar yoga. Después de tomar muchas clases y leer harto del tema decidí prepararme para ser instructora. El 2009 entré a estudiar y comencé a entender el yoga como un estado de conciencia que se adquiere a través de muchas técnicas, una de esas, es la práctica física de ásanas, entendí que lo que conocía en ese momento era una punta del iceberg de lo que realmente era esta tremenda disciplina y quería saber más. Hoy es parte de mi vida, practicar ásanas me ayuda a calmar, a enfrentar situaciones complicadas, a sentir el cuerpo en totalidad, a desconectarme, a vivir el presente. Entendí que lo fundamental de los seres vivos es su esencia (alma), esa esencia está bien escondida, pero para sentirla y conectarnos, hay que trabajar todas sus envolturas, y el cuerpo es una de ellas… Comer sano, moverlo, conocerlo, experimentar con él, entender la mente, comprender conceptos como la consciencia, el ego, la inteligencia, permite que seamos libres y que enfrentemos la vida con mayor desapego.

 

 

¿Qué es lo que más destacas de la relación con tus alumnos y que es lo que más te motiva a enseñar?

  • Me motiva traspasarle a mis alumnos lo mismo que experimento yo con la práctica. Siento que si todo el mundo entendiera lo fundamental del yoga, seríamos mucho más felices y libres. A veces tocan alumnas más conectadas que otras, pero todas sienten algo especial en una clase, y eso me da mucha paz y satisfacción. Ver avances en ellas es muy bonito, no solo en la parte física, si no en la comprensión de la raíz del yoga, se comienza a transformar en una necesidad para ellas. Tengo una salita muy linda en una casa con muy buena vibra, ahí arriendan también otras personas jóvenes con sus proyectos independientes y el movimiento que circula en la casa, es muy rico. Tengo varias alumnas con las que ya somos amigas, compartimos conocimientos y experiencias. Es maravilloso trabajar en algo que me gusta mucho, y sentir que le hago bien a otros. Pienso que, aunque suene cliché, el yoga hace que la humanidad sea mejor.

.

 

 

¿Sientes que el yoga le da fuerza a tu vida?

  • No sé si es fuerza en realidad, pero me permite pararme en el mundo desde un lugar mucho más sabio que antes. Enfrento las cosas distinto. Tampoco es que sea una mujer absolutamente resuelta, tengo muchos rollos, me cuestiono muchas cosas, tengo un carácter fuerte, me cuesta delegar, etc, etc.. jaja. Pero el yoga es una tremenda herramienta de aprendizaje, de autoconocimiento. Me motiva seguir experimentándolo, leyendo, aprendiendo, y traspasar todo eso a mis alumnas y a mi gente. Eso es lo bonito de esto, que no solo existe en la sala de clases, si no, en la vida misma también. Cuando caminamos por la calle, en la cola del banco, cuando estamos en la playa, con la familia, con los amigos, en el día a día: con un gesto, con una sonrisa, con una inhalación y una exhalación profunda ya estamos practicando yoga. Yoga es lograr silenciar las fluctuaciones de la mente y conectarnos con el alma.

 

 

Para un actor la expresión corporal es clave. En ese sentido, ¿cuál ha sido el impacto que la práctica del yoga ha tenido en ese aspecto de tu trabajo?

  • Me ha servido mucho, porque un actor necesita tener un control y conocimiento del cuerpo importante, y también, me ayuda a enfrentarme con ese lugar egocéntrico que tenemos todos los actores, que es inevitable. Pero el yoga me ayuda a bajarme de ahí, a entender el ego desde lo que es, un estado mental absolutamente controlable.

 

 

¿Crees que tu reconocimiento público como actriz le aporta a tu trabajo como instructora de yoga para poder difundir esta práctica a más personas?

  • Si! Mucho, de hecho muchas de mis alumnas llegaron a mis clases por instagram, y llegaron a instagram por alguno de los personajes que he hecho, sobre todo por el de la monjita jaja. Y es muy entretenido porque me ven en las teleseries y las invito al teatro también cuando estoy con funciones.

 

 

¿Qué es lo que más te gusta de ser actriz y que es lo que más te gusta de ser instructora de yoga?

  • De ser actriz es que puedo experimentar los distintos estados del ser humano, y finalmente hacer cosas que jamás haría en mi vida, en el fondo lo que más me gusta es interpretar personajes… Y de hacer clases, es la dinámica de entrega profesor alumno y viceversa, y que estoy aportando un granito de arena para que sientan aunque sea por unos segundos casi imperceptible ese estado del que hablaba antes… lograr que vivencien el Yoga en plenitud.

 

 

¿Cuál es tu consejo para las personas que recién se están iniciando en el yoga?

  • Que sigan, que lean, que no se queden solo en lograr hacer una postura… que entiendan más allá. También les diría que la práctica de yoga es muy personal, uno sabe sus avances, que no es bueno compararse, que hay que tener mucha paciencia y constancia y que la clave está en respirar, la respiración tiene un poder para enfrentar TODO. Finalmente les diría que conocer el yoga y experimentarlo es una herramienta maravillosa para seguir adelante en el camino de la vida con mucha más claridad y sabiduría.

 

 

Fuente: YogaHouse.cl