Este Día Internacional del Yoga, queremos darte un regalo.

La pandemia que hoy nos afecta nos ha hecho replantear la forma en la cual nos conectamos y compartimos con los otros. No ha sido fácil para nadie, tener que adaptarse a esta nueva normalidad teniendo que recurrir a los abrazos virtuales de nuestros familiares o amigos, pasar a modalidades de aprendizaje y trabajo 100% online, y reforzar nuestras prácticas deportivas solo desde casa. Con todos estos nuevos cambios, nuestras energías han estado en un vaivén constante de emociones. De seguro, ya lo entiendes perfectamente.

Es por eso, que este Día Internacional del Yoga, queremos que sea especial, entendiendo este nuevo contexto mundial. Junto a Caro Lunart, amiga de la astrología y amante del yoga, creamos un Horóscopo Zodiacal con posturas de yoga pensadas en elevar la energía de tu signo solar, que se refiere al signo en el cual se encontraba el sol al momento de nacer.

Nuestro signo solar es el que siempre hemos conocido y en la astrología represente nuestra esencia, donde tenemos la capacidad de crear, de brillar y de expandirnos.
Todos los signos tienes luces y sombras, características que nos hacen vibrar más alto y otras que nos bajan energéticamente.
Con estas posturas de yoga, estamos potenciando la parte luminosa de cada signo. Pero no somos solamente nuestro signo solar, en nuestra carta astral están todos los signos, ocupando diferentes casas o aspectos de nuestra vida, hay algunos que se muestran con más intensidad porque hay más energía allí… más planetas, puntos importantes, aspectos, etc.
Por todo esto, practica cualquiera de estas posturas cuando necesites potenciar las características de algún signo. Todos ellos son un complemento.

La astrología como herramienta de autoconocimiento nos ayuda a mirar esas partes que queremos desarrollar y cuáles son las que nos piden sanar. Nos muestra cómo somos, qué es lo que vinimos a aprender, a integrar y a sanar en nuestra vida. Nos puede servir como una guía, pero el trabajo tenemos que realizarlo nosotros. Al mirarnos, profundizar y traer consciencia, podremos brillar y comenzar a integrar cada vez más la luz de cada signo zodiacal.

 

Aries: Virabhadrasana II – Postura del Guerrero 2

A potenciar: Acción / Iniciativa / Enfrentar adversidades

Esta postura de Yoga rememora los logros de un guerrero mitológico hindú surgido a partir de un mechón de pelo de Shiva.

Virabhadrasana nos enseña a mantener el equilibrio y la estabilidad interna y externa en las condiciones más adversas. Nos aporta vitalidad y energía y trabaja la fuerza de voluntad.

Requiere una gran fuerza y mucha flexibilidad en la parte superior del cuerpo y las caderas. A medida que practiques esta asana del Guerrero 2, crecerá tu habilidad para enfrentar las batallas diarias con gracia y facilidad.

 

Tauro: Gomukhasana – Postura de la Vaca

A potenciar: Estabilidad / Paciencia / Materializar

En esta postura con piernas cruzadas y brazos doblados, se cruzan también los canales energéticos, favoreciendo el equilibrio corporal. En Gomukhasana se produce una profunda apertura de pecho que ayuda a desarrollar confianza plena y permitir que las emociones arraigadas en el corazón se expandan. Los brazos y manos, relacionados con la mente, se expanden completamente, aportando posteriormente una mayor visión y entendimiento.

 

Geminis: Dhanurasana – Postura del Arco

A potenciar: Comunicación / Curiosidad / Sociabilidad

Esta asana le da fuerza a la mente, nos da coraje y fortaleza para avanzar hacia lo desconocido.

Dhanurasana es una excelente postura para mejorar la concentración porque tenemos que mantenerla durante todo el tiempo que dure, de otra forma, alguna parte del cuerpo deja de cumplir su función y no podremos mantenernos en la posición final.

Esta no es una postura fácil ni rápida de llegar sobretodo para principiantes, por lo que la satisfacción al conseguirla provoca bienestar mental.

 

Cancer: Bhujangasana – Postura de la Cobra

A potenciar: Sensibilidad / Nutrición / Contención

Es casi la postura por excelencia para «abrir el corazón» y, como tal, nos ayuda a enfrentar el mundo con apertura, emoción y vulnerabilidad. Bhujangasana potencia nuestra capacidad y habiilidad para vencer el miedo. Así pues, a pesar de que la cobra sea una criatura que nos asusta o impone, simboliza también nuestra capacidad para superar este primer instinto y ver más alla del miedo. También tiene un enorme efecto energizante, da fuerza y vitalidad al cerebro, favorece la concentración y ayuda a centrar nuestra mente.

 

Leo: Ustrasana – Postura del Camello

A potenciar: Autoconfianza / Creatividad / Expresión

Las extensiones de espalda tienen grandes beneficios físicos pero también nos ayudan mucho psicológicamente. En el plano físico, flexibilizan la espalda, abren el pecho, fortalecen los hombros y los brazos.

En el aspecto psicológico, el hecho de estirarnos hacia atrás requiere confianza, es como decirnos a nosotros mismos: confío también en la parte posterior de mi cuerpo, aunque no la veo. Ello repercute en una mejora de la autoestima, porque implícitamente estamos reforzando la confianza en todas nuestras capacidades, también aquellas que no percibimos. Estas posturas nos dan energía, combaten la depresión y mantienen la mente alerta.

 

Virgo: Halasana – Postura del Arado

A potenciar: Eficiencia / Servicio / Voluntad 

Halasana es una postura invertida que se realiza en el suelo. Las asanas invertidas tienen un poderoso efecto energético en el cuerpo. Al invertir la posición del cuerpo en el espacio, las energías de los chakras inferiores se mueven hacia arriba, transformando la energía sexual y la energía telúrica en energía espiritual. En posturas como esta, en las que el corazón se encuentra por encima de la cabeza, nos ayudan a mejorar a circulación sanguínea y a liberar la carga de la zona lumbar.

Según la tradición yóguica, esta asana permite purificar el campo mental del practicante, creando así las condiciones adecuadas para obtener una mente más alerta y activa y relajar profundamente el cuerpo.

 

Libra: Vrksasana – Postura del Árbol

A potenciar: Equilibrio / Estética / Armonía 

Cuando practicamos Vrksasana, simbólicamente evocamos la imagen de un árbol: el pie que sirve de apoyo hunde firmemente nuestras raíces en la tierra, convirtiendo la pierna soporte en el tronco. El cuerpo se eleva hacia arriba, como las ramas buscando la luz del sol. La firmeza con la que plantamos el pie en la tierra es fundamental. Después de todo, mientras más profundas las raíces, más alto crecerán las ramas.

Vrksasana tiene un cierto aspecto meditativo: se requiere concentración para poder emular la quietud del árbol. Su practica constante nos enseña a encarar situaciones de la vida cotidiana, con serenidad.

Al buscar el equilibrio no solo hablamos de equilibrio físico, sino también mental y emocional. Resulta casi imposible encontrar la estabilidad si la mente no está presente, serena y concentrada. Visualizar el árbol, junto a la concientización de la respiración y el foco de la mirada, es una excelente herramienta para encontrar nuestro punto de equilibrio.

 

Escorpio: Utkata Konasana – Postura de la Diosa

A potenciar: Transformación / Intensidad / Rescilencia

En esta asana, los pies firmes en el piso nos conectan con la tierra, a la vez que nuestras manos se extienden hacia arriba para recibir la energía del cosmos. Es una asana útil para construir el poder interno y externo. Al practicarla activamos tres chakras: la raíz (Muladhara), el sacro (Swadisthana) y el ombligo (Manipura). Como resultado, el flujo de prana a través de nuestro cuerpo se vuelve mejor. Termina limpiando los bloqueos y mantiene al cuerpo en un estado de equilibrio durante la activación de los diferentes chakras.

Esta asana además nos energiza y es una postura que conecta con la energía primordial femenina presente tanto en yoguis como en yoguinis.

 

Sagitario: Viparita Virabhadrasana – Postura del Guerrero Invertido

A potenciar: Optimismo / Aventura / Confianza  

Esta asana nos ofrece todo tipo de vibraciones positivas, incluidos un impulso de autoestima y perseverancia. La definición general de un guerrero es alguien que «se involucra en la guerra», que evoca imágenes de campos de batalla y armas. El poder del guerrero inverso es «dar la vuelta» a esta imagen para pensar en la guerra de guerreros en diferentes contextos. La idea de un guerrero pacífico nos recuerda que presentarnos con amor e intención en la vida cotidiana es igual de importante, si no más. Al practicar el guerrero inverso, pregúntate a ti mismo considerando definiciones o creencias en tu vida desde otra perspectiva. Cada moneda tiene dos caras, y cuanto mejor conozca ambas caras, mejor preparado estará para vivir su vida con firmeza, gracia y facilidad.

 

Capricornio: Tadasana – Postura de la Montaña

A potenciar: Responsabilidad / Perfección / Constrrucción 

Tadasana significa “la postura de la montaña” por lo tanto, su práctica desarrolla firmeza y estabilidad, física y psíquica. Es la base para poder construir el resto de las asanas de pie.

Si bien parece muy simple, Tadasana es más que estar de pie; se debe observar cuidadosamente la alineación y el centro de gravedad del cuerpo, desde los pies hasta la cabeza, observar los lugares que pueden expandirse, alargarse, y estabilizarse.

Todos los defectos al permanecer de pie repercuten en la columna, y en consecuencia en la mente, ya que es la columna la que mantiene al cerebro alerta.

A nivel energético Tadasana otorga seguridad y confianza, porque uno siente que está bien plantado en sus pies, en la tierra.A nivel psíquico-emocional, permanecer firme en Tadasana cultiva la capacidad de ser testigo (drashta), observador atento, inalterable, más allá de la dualidad, tal como una montaña que permanece inmóvil, imperturbable y estable.

 

 

 Acuario: Padmasana – Postura del Loto

A potenciar: Originalidad / Liberación / Altruismo

Esta es una de las asanas más comunes en cualquier práctica meditativa o de respiración. Energéticamente nos ayuda a enraizarnos y entrar en un estado de paz.

Si bien es considerada una postura de relajación, la postura del loto requiere cierta destreza por parte de quien la intente practicar. No es común que un principiante en yoga o meditación pueda lograr el loto completo, debido fundamentalmente a la falta de flexibilidad en rodillas y tobillos. En estos casos, la variante del medio loto es la indicada. En ambos casos, la postura del loto o medio loto es ideal para lograr llevar tranquilidad al cuerpo. Como una asana de relajación da paz mental y tranquilidad, fomenta el auto conocimiento, favorece la concentración y potencia los efectos del pranayama.

 

Piscis: Matsyasana – Postura del Pez

A potenciar: Empatía / Compasión / Imaginación 

La práctica regular de Matsyasana regula nuestros estados de ánimo, las emociones y la tensión nerviosa. Permite que se dirija más prana (energía vital) al cuello y a la zona de los hombros. La práctica de la postura del pez y sus variantes del loto o con las piernas cruzadas evita la pérdida de prana a través de los miembros inferiores.

Esta es una postura de completo descanso, con un gran efecto calmante sobre la mente y efecto regulador del ritmo respiratorio.

 

 

 

 

Fuente: Carolunart + YogaHouse