Uno de los grandes beneficios del yoga es que te permite trabajar diferentes áreas del cuerpo y además lograr distintos objetivos. Uno de ellos es lograr el relax necesario cuando estás muy cansada. ¿Quieres saber cuáles son las mejores posturas de yoga para relajar tu cuerpo cuando te encuentras exhausta y no puedes descansar? ¡Entonces lees esto!

Piernas en la pared

Para realizar esta pose de yoga para relajarte y descansar tus piernas, evitando la hinchazón y las molestias, acuéstate con las caderas lo más cerca del muro que puedas, levanta las piernas y apóyalas en el muro. Quédate en esa posición el tiempo que lo desees.

Pose del saltamontes

Coloca tu estómago sobre una almohada o sobre la esterilla. Mientras miras hacia abajo, entrelaza tus dedos detrás de la parte baja de tu espalda. Inhala y extiende tus brazos hacia adelante levantando las manos hacia el techo. Exhala y mantiene la misma posición. Continua así durante 10 respiraciones y termina esta pose de yoga para relajarte exhalando y colocando tus manos a los costados de tu cuerpo. –

Postura supina de ángulo cerrado

Acuéstate en la cama y une las plantas de tus pies mientras las rodillas caen hacia los lados. Lleva tus pies lo más cerca posible de tus caderas. Quédate en esa posición durante dos minutos mientras respiras profundamente para relajarte.

Giro supino

Esta pose es ideal para relajar la columna vertebral mientras descansas tu espalda y caderas. Acuéstate boca arriba con las rodillas dobladas sobre tu pecho. Estira los brazos hacia afuera formando una T. Baja tus rodillas hacia la derecha tratando de que queden lo más cerca del ombligo posible mientras tratas de mantener el omóplato izquierdo sobre el suelo. Mantente así durante varias inhalaciones profundas y luego has lo mismo del otro lado. Este ejercicio se puede realizar de forma similar, pero sentada (como se ve en la foto).

Pose del cadáver

Realizando esta pose de yoga cuando estás muy cansada podrás relajarte y meditar mientras realizas ejercicios de respiración. Coloca la almohada debajo de tu columna vertebral mientras extiendes las piernas. Pon tu mano izquierda en la zona del corazón y la derecha sobre tu abdomen. Toma tres respiraciones profundas y regulares inhalando a la cuenta de cuatro, manteniendo la respiración hasta llegar a 7 y exhalando al contar hasta 8. Repite este ejercicio cuatro veces más.

Fuente: www.vix.com