En 1997, Internet apenas comenzaba (menos del 2% de la población mundial tenía acceso). Se lanzó la primera red social (pero, seamos honestos, nadie sabía qué hacer con ella) y Amazon solo tenía 4 años de antigüedad, principalmente en la venta de libros y DVD.

20 años después, todas esas cosas siguen vivas pero han evolucionado…Y también la marca de yoga Manduka, con su Black Mat PRO. En 1997, el paisaje del yoga era un lugar muy diferente, donde los refugiados de la era de los 60 y los estudiantes de artes marciales se juntaban en pequeños estudios para practicar sobre alfombras improvisadas, a menudo hechas de piezas cortadas de colchonetas y/o de alfombras.

“Los primeros mats de yoga fueron, en el mejor de los casos, mejores que nada”, ríe el arquitecto, profesor de yoga y fundador de Manduka, Peter Sterios. “No tenían cualidades técnicas para ellos en ese tiempo”.

Un autoproclamado diseñador nerd de productos de yoga, decidió probar suerte en la elaboración de una mejor alfombra de yoga que priorizará el rendimiento, la comodidad y la durabilidad … Tan duradera que nunca tendrías que tirarla lejos.

“Cuando decidí iniciar la empresa, conversé con algunas personas de negocios acerca de mi concepto”, recuerda Peter. “Cada uno de ellos dijo ‘¿No se desgasta? Eso es terrible. ¡Nunca tendrás clientes de regreso! “Me di cuenta de que sería un poco riesgoso, pero que quería tomar ese riesgo”, afirma.

Entonces invirtió $ 25,000 dólares (sin imaginar que tardaría cerca de 8 años en obtener un salario propio) y creó el mat de sus sueños; con modestas metas comerciales de simplemente compartir ese gran mat con amigos y familiares.

Pero la reacción de la comunidad de yoga fue más allá de lo esperado. El boca a boca se difundió rápidamente y Peter, sin un departamento de ventas ni ninguna apariencia de infraestructura empresarial, estaba recibiendo pedidos personalmente por teléfono e internet.

“La reacción general fue completamente abrumadora”, dice Peter. “Manduka siempre ha sido una empresa con una audiencia entusiasta y ansiosa por entregar excelentes comentarios sobre nuestros productos. Y esto fue solo el comienzo.”

La idea de que el Black Mat PRO era el único mat de yoga que necesitarías para toda la vida, no tenía precedentes, y posicionó a Manduka como una de las primeras marcas líderes de la industria outdoor en sostenibilidad, “mucho antes de que estuviera de moda”.

“Existe una responsabilidad social y financiera asociada con la construcción de productos que duran”, dice. “Y si inviertes en calidad, el medio ambiente siempre se beneficiará. Manduka siempre se ha comprometido a tomar decisiones éticas cuando se trata de diseñar y fabricar productos de calidad … No se limita a mirar solo el resultado final “.

Es un ethos que ha servido bien a la compañía durante los últimos 20 años, una piedra angular sobre la cual Manduka ha soportado el ascenso, la caída y el renacimiento de la práctica del yoga.

“La trayectoria del yoga es muy interesante”, reflexiona Peter. “La duración de este zeitgeist actual de yoga me ha sorprendido absolutamente, pero creo que lo que alimenta esa popularidad es una cosa: la comunidad y la conexión de las personas consigo mismas y entre ellas. Ofrecer los mejores productos y enseñar a las personas cómo usarlos es una recompensa que va más allá de cualquier otra cosa para mí. Y eso es lo que es sostenible para los próximos 20 años”.

Publicación vía Manduka.com