Cómo la meditación puede fortalecer la función inmunológica

13 · Abril · 2021

Cuando meditas, te tomas el tiempo para detenerte, respirar y conectarte con el momento presente. Esto puede tener serios beneficios para la salud, incluso para tu sistema inmunológico.

Cuando meditas, te tomas el tiempo para detenerte, respirar y conectarte con el momento presente. Esto puede tener serios beneficios para la salud, incluso para tu sistema inmunológico.

“La meditación es una práctica consciente que nos permite estar en el presente. Si estamos demasiado concentrados en el pasado, somos más susceptibles a las experiencias depresivas, y por el contrario cuando nos enfocamos demasiado en el futuro, es probable que surjan sentimientos de ansiedad”, comenta la doctora Catherine Jackson, psicóloga clínica licenciada y neuroterapeuta certificada por la junta en servicios neuro holísticos óptimos.

“La meditación nos permite entrenar nuestro cerebro para que se concentre cada vez más en el presente y, al hacerlo, poder reducir los factores estresantes que afectan negativamente al sistema inmunológico”.

Recomendaciones

¿Cómo, exactamente, ayuda la meditación a mantener una función inmunológica saludable?

La meditación ayuda a reducir los niveles de cortisol, también conocida como la “hormona del estrés”. Una de las formas más importantes en que la meditación puede ayudar a estimular tu sistema inmunológico es reduciendo el cortisol, también conocido como la hormona del estrés.

“Demasiado estrés hace que el cuerpo produzca demasiado cortisol, y cuando el cuerpo experimenta estrés durante demasiado tiempo, se vuelve crónico, lo que lleva a una producción hiperactiva de cortisol que resulta en inflamación”, señala Jackson.

“Cuando las personas están estresadas crónicamente, sus niveles de cortisol son altos y esto puede poner en riesgo su funcionamiento inmunológico”, explica Nicole Avena, PhD, profesora asistente de neurociencia en la Escuela de Medicina Mount Sinaí y profesora visitante de Psicología de la Salud en la Universidad de Princeton.

“La meditación puede ayudar a las personas a relajarse y reducir la ansiedad, lo que puede reducir los niveles de cortisol … y puede ayudar a mejorar nuestra respuesta inmunológica”.

Sistema nervioso

La meditación puede ayudar a tu cuerpo a pasar de “luchar o huir” a “descansar y digerir”. También puede ayudar a cambiar el cuerpo del sistema nervioso simpático, también conocido como modo de “lucha o huida”.

“La meditación induce el sistema parasimpático, que es el sistema de ‘descanso y digestión’”, comenta la doctora y entrenadora de medicina del estilo de vida Kathy Tsapos Parmele, MD. “Induce una amplia variedad de cambios bioquímicos al disminuir la expresión génica de proteínas relacionadas con la inflamación y mejorar la expresión de genes relacionados con la respuesta inmunitaria”.

Cuando tu cuerpo está en modo de reposo o digestión, también se sentirá más tranquilo, lo que, a su vez, puede ayudar a reducir el estrés y brindar beneficios adicionales a tu sistema inmunológico.

“Los cambios fisiológicos incluyen disminuciones en el consumo de oxígeno, la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la frecuencia respiratoria”, añade Tsapos Parmele. “Estos efectos saludables afectan a todo el organismo porque reducen la cascada de estrés inflamatorio que conduce a la disfunción inmunológica”.

Salud intestinal

Se ha demostrado que la meditación afecta positivamente la salud intestinal, lo que respalda la función inmunológica saludable. El sistema digestivo juega un papel importante en la inmunidad. Las formas en que la meditación impacta el cuerpo (por ejemplo, al reducir las hormonas del estrés), pueden ayudar a mantener un intestino sano, lo que, a su vez, puede favorecer un sistema inmunológico saludable.

“La disminución de las respuestas al estrés mejora la función intestinal a través del eje GI-neuronal. Una gran parte de nuestro sistema inmunológico vive en el intestino como parte del tejido linfoide asociado al intestino (GALT, por sus siglas en inglés)”, explica Tsapos Parmele. “La meditación disminuye la activación del sistema nervioso simpático, que a su vez reduce la liberación de cortisol y norepinefrina, disminuye la permeabilidad intestinal (también conocida como intestino permeable) y reduce la activación inapropiada del sistema inmunológico que de otro modo conduce a trastornos autoinmunes”.

¿Con qué frecuencia tienes que meditar para experimentar los efectos de fortalecimiento inmunológico?

Claramente, hacer tiempo para meditar puede tener un gran impacto en la respuesta inmunológica de tu cuerpo. Pero ¿con qué frecuencia tienes que meditar para disfrutar de esos efectos estimulantes del sistema inmunológico? “La clave es reducir el estrés, y una sola sesión de meditación puede tener un efecto dominó para calmarte”. “Lo que puede ayudarte a reducir tu estado actual de estrés”, comenta Avena.

Si bien una sesión puede ser todo lo que necesitas para comenzar a generar efectos de refuerzo de la inmunidad a partir de tu práctica de meditación. “Cuanto más medites, mejor será la respuesta”, explica Tsapos Parmele.

Incluso, recomiendan el uso de la tecnología para poder medir ciertos parámetros en la meditación. Por ejemplo, Fitbit Sense, posee un escáner EDA para llevar un registro y control de tu estrés.  Con las meditaciones guiadas, que se encuentran en la app de Fitbit, podrás elegir entre varias opciones. Y así realizar la meditación que mejor se acomode a tu estilo de vida.

Aprendiendo algo nuevo

“En nuestro sistema nervioso central, la práctica de cualquier actividad nueva da como resultado la neuro plasticidad”, dice Parmele. “El crecimiento de nuevas conexiones neuronales que se unen y se vuelven más robustas cuanto más prácticas”, añade. La especialista destaca que “de la misma manera, cuanto más meditas, más se unen esas conexiones neuronales y puedes alcanzar más rápidamente un estado parasimpático”. “Lo que lleva a una mejor función inmunológica y una disminución de la inflamación”.

Solo asegúrate de no dejarte llevar; lo importante es que empieces a meditar, no que medites todos los días o te pongas a crear una práctica “perfecta”. “Muchos de nosotros nos emocionamos por empezar y afrontamos demasiadas cosas muy rápido. O nos sentimos abrumados o intimidados ante la idea de meditar, especialmente si eres nuevo”, añade Jackson.

Eliminar la ansiedad

“Empieza con lo que te resulte cómodo y elimina la necesidad de sentir que tienes que hacerlo perfectamente. Si tu mente divaga, devuelve suavemente tu atención al foco de tu meditación o cuando notes que te estás quedando dormido. Cuanto más practiques esto, mejor se volverá y más beneficios obtendrás”, señala la especialista.

Fuente: Publimetro

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Y disfruta de ofertas exclusivas, nuevas llegadas y más

Loading...