Cinco posturas de Yoga que te ayudan a trabajar y fortalecer las piernas

04 · Septiembre · 2021

El Yoga es una disciplina deportiva que cada vez está consiguiendo más y más adeptos, ya sea con el objetivo de mejorar físicamente o de reducir la ansiedad.

Dado que el Yoga proporciona una amplia serie de beneficios gracias a la diversidad de posturas que ofrece, en este artículo vamos a mostrarte cinco que podrás utilizar para fortalecer tus piernas.

Adho Mukha Svanasana, o perro boca abajo

La postura del perro boca abajo es relativamente compleja de hacer, pero sin embargo el impacto que puede tener sobre nuestras piernas es muy positivo, ya que nos ayudará a trabajar de manera muy efectiva los isquiosurales y los gemelos.

Tendremos que adoptar una posición de V invertida distribuyendo el peso entre nuestros brazos y nuestras manos, tratando de flexionar únicamente nuestra cadera.

Eka Pada Rajakapotasana, o postura de la paloma

En la postura de la paloma nuestras piernas y nuestros lumbares tendrán que ponerse a trabajar para que nuestro tren superior se mantenga en equilibrio, además de que permite estirar algunos músculos que habitualmente acumulan mucha tensión, como por ejemplo los flexores de cadera y el glúteo medio.

Para llevarla a cabo correctamente será muy importante que aprovechemos nuestras espiraciones para progresivamente aumentar el grado de estiramiento.

Utkatasana, o postura de la silla

La postura de la silla puede ser una gran forma de trabajar nuestras piernas de manera isométrica, ya que nuestros cuádriceps, glúteos y gemelos se tendrán que activar para que podamos llevarla a cabo.

Esta postura requiere que flexionemos nuestras rodillas a 90 grados mientras nos mantenemos de pie, adoptando así una postura de media sentadilla, con la diferencia de que en este caso nuestros brazos apuntarán hacia arriba.

Malasana, o postura de la rana

La postura de la rana es bastante similar a la anterior, aunque en este caso la intensidad del ejercicio será algo menor (pero el estímulo sobre la musculatura de nuestras piernas también lo será).

Para llevarla a cabo será esencial que no sufras ningún daño en los tobillos, las rodillas o la cadera, ya que las tres articulaciones requieren de un alto grado de movilidad.

Setu bandha sarvangasana, o postura del puente

La postura del puente consiste en elevar una porción de nuestro cuerpo del suelo utilizando para ello la musculatura de la cadena posterior. Estaremos incluyendo a los erectores espinales y los lumbares, pero también a otros músculos del tren inferior como el glúteo, los isquiosurales y los gemelos.

El movimiento es muy sencillo y es realmente seguro así que no nos supondrá ningún riesgo. Ten en cuenta que puede ser normal que al principio no notes mucho el ejercicio sobre los glúteos pero progresivamente irás mejorando en este sentido.

Fuente: Vitonica

ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD

Y disfruta de ofertas exclusivas, nuevas llegadas y más

Loading...