Se producen por adquirir malas posturas a lo largo del día y por la tensión acumulada en algunas partes del cuerpo. El yoga puede ayudarnos a relajarnos y a desbloquear nuestro cuerpo para hacernos sentir mejor.

l dolor de cabeza es una afección que puede aparecer en cualquier momento y a cualquier persona, ya que es uno de los malestares más comunes y se puede originar por numerosas causas. Además, dependiendo del grado de intensidad, puede impedirnos funcionar con normalidad el día que lo padecemos.

Es cierto que podemos adquirir en la farmacia una amplia variedad de productos que nos pueden ayudar a hacer desaparecer los dolores de cabeza, pero también podemos intentar hacerles frente de otras maneras. Por ejemplo, realizando determinadas posturas de yoga.

‘BALASANA’ (POSTURA DEL EMBRIÓN)

Se denomina la postura del niño o embrión porque recuerda a la posición que adopta un bebé en el útero, y se considera una postura de alta relajación porque la columna consigue flexionarse 110º, proporcionando un contraestiramiento al cuerpo. Con esta postura estamos estirando las vértebras lumbares, reduciendo el cansancio, ayudando a la relajación de los pies y fomentando una posición contra el estrés y la fatiga. Sin embargo, es una postura que no está indicada para embarazadas ni en el caso de tener una lesión en la rodilla.

BALASANA (POSTURA DEL EMBRIÓN)

Para realizarla debemos situarnos de rodilla en el suelo, en una posición en la que los talones queden debajo de nuestros glúteos, sentadas sobre estos. Los dedos pulgares del pie quedan juntos y en paralelo y las rodillas quedan separadas al ancho de la cadera. A ambos lados del cuerpo quedan nuestros brazos, relajados y hacia atrás; las manos llegan a la altura de los pies y quedan como estos: boca arriba. Recuerda que al incorporarte debes debes tener cuidado y realizar el cambio de postura de forma lenta para controlar la posibilidad de sufrir un mareo.

Esta postura es sencilla de conseguir y, dado que es tan práctica para relajar la espalda, suele utilizarse como parte de la relajación una vez que finaliza el ejercicio de la sesión de yoga.

‘PRASARITA PADOTTANASANA’ (POSTURA DE FLEXIÓN CON PIERNAS EXTENDIDAS)

Es la gran postura del yoga para esquivar el dolor de cabeza: se considera un freno a la ansiedad que oxigena la mente y da fin al mal humor. Reduce la fatiga, estimula la digestión y alivia el estreñimiento. Mejora el riego sanguíneo del cerebro y descongestiona los órganos abdominales.

PRASARITA PADOTTANASANA (POSTURA DE FLEXIÓN CON PIERNAS EXTENDIDAS)

Para realizar esta postura debemos comenzar de pie, en Tadasana: con la figura recta y los pies sobre el suelo posados en paralelo. Separamos las piernas más de un metro, dando un paso lateral, y con las puntas de los pies ligeramente hacia delante, movemos los talones hacia fuera. Ahora, inclínate hacia delante mientras espiras, e inspira con las caderas formando un ángulo de 90º. Estira, bajando la cabeza y relajando el cuello. Sobre el suelo, respira posando las palmas de las manos delante de los pies. Si te es posible, acerca la coronilla al suelo.

‘SUPTA BADDHA KOSANA’ (POSTURA DEL ÁNGULO ATADO)

Con esta postura estamos ayudando a despejar la mente porque entra en un equilibrio que nos hace mantener la concentración pero a la vez destensar articulaciones. Además, es muy recomendable para ayudar a paliar los síntomas del periodo premenstrual.

SUPTA BADDHA KOSANA (POSTURA DEL ÁNGULO ATADO)

Túmbate en el suelo y coloca algo debajo de tu cuerpo, un cojín o unas mantas servirán. Une las plantas de los pies y mantén abiertas las rodillas y los brazos. De esta manera, el cuerpo queda suspendido en el cojín y su peso busca un equilibrio, abandonándose.

Fuente: Revista Hola