Aunque generalmente se relaciona con bienes materiales, la abundancia también se refiere a generosidad, bienestar interior, amor, paciencia, compasión y capacidad de perdonar a los demás y a sí mismo.

Si entre tus propósitos se encuentra atraer la abundancia en 2020, ya sea económica o interna, estas meditaciones podrán ayudarte a lograr tus objetivos.

Meditación de visualización

El primer paso para realizarla es visualizar lo que quieres con toda la exactitud que puedas. Es decir, si deseas una casa debes imaginarla con todo su detalle: color, número de ventanas, de pisos, cómo son los interiores, sus medidas, por dónde entra la luz, etcétera. Si tus deseos son más internos, como incrementar tu capacidad de perdonar, visualiza a quién quieres perdonar, en qué momento, en qué lugar, etcétera.

Una vez que tengas claro lo que quieres y que hayas trabajado en los detalles, dedica entre 15 y 20 minutos todos los días para visualizar tus deseos con todos los pormenores y para observarte feliz y relajado al ver que se vuelven realidad.

Recuerda que ese tiempo que dediques a tu meditación, que puede ser durante los primeros momentos del día o antes de dormir, debe ser un lapso en el que puedas estar en completa tranquilidad, sin interrupciones y en estado de relajación.

Meditación por escrito

La clave para la abundancia está en la gratitud. Cuando agradeces lo que tienes y también lo que no tienes es como si abrieras una puerta para que te ocurran cosas positivas en la vida. Para practicar el agradecimiento y prepararte para la abundancia, escribe una lista con todas las cosas, personas y situaciones por las que te sientes agradecido. Esto te conectará con la sensación de agradecimiento hacia el Universo.

Lee con detenimiento tu lista durante las noches, antes de dormir y, si es necesario, agrega otras cosas. Hazlo con tanta determinación que te sientas realmente feliz y agradecido de eso que está en tu vida. Dedica los mismos 15 o 20 minutos que usarías en otro tipo de meditación y asegúrate de hacerlo en un espacio tranquilo y sin interrupciones.

Meditación en tus creencias

Entendamos por creencia una manera de ver y entender la vida. En la psique humana existen dos tipos de creencias: las creencias limitantes y las no limitantes. Son las primeras las que generalmente rodean nuestra relación con el dinero. Por razones culturales o familiares, creemos, por ejemplo, que tener mucha abundancia es malo o peligroso, especialmente si relacionamos la abundancia con el dinero.

“Nunca tengo dinero”, “el dinero vuela”, “el dinero no rinde”, “no hay trabajo”, “qué difícil es ganar el dinero”, “todo está tan caro”, “si compro lo que deseo, me quedaré sin dinero”, “lo que hay que hacer para tener dinero”, “la vida es difícil”, son sólo algunos ejemplos de estas creencias limitantes que dificultan nuestra relación con la abundancia económica.

Para realizar esta meditación, toma una hoja de papel y dóblala verticalmente por la mitad. Ahora identifica tus creencias limitantes en torno al dinero y escribe una lista en la primera sección de la hoja. Te sorprenderá ver lo larga que es. Por cada una de esas ideas limitantes, justo frente a ellas, en la segunda sección de la hoja, escribe una frase que exprese lo contrario. Por ejemplo, si tu creencia limitante es “nunca tengo dinero”, delante de ella escribe “siempre tengo dinero”. Al principio quizá se te dificulte, pero conforme avances será más fácil.

Una vez que completes tu lista, corta la hoja a la mitad justo por el doblez. Quema tu lista de creencias limitantes y conserva la lista de frases que dicen todo lo contrario. Destina de 15 a 20 minutos todas las mañanas para leer en voz alta tu lista de ideas positivas sobre la abundancia y trata de sentirlas de verdad.

Los primeros días quizá te resulte extraño escucharte hablar tan positivamente sobre el dinero, pero conforme pase el tiempo te familiarizarás con tus frases. Poco a poco se internarán en tu pensamiento hasta que un día te descubras pensándolas en tu vida diaria. Esto, además, te ayudará a ver el dinero de otra manera y a atraerlo a tu vida.

Algo importante

Recuerda que la magia no existe. Estas meditaciones funcionarán en la medida que seas constante en su práctica y, sobre todo, honesto. También puedes combinarlas para lograr mejores resultados. Y fundamentalmente recuerda que, para recibir con el corazón, primero tienes que dar con el corazón.

Fuente: El Diario NY