El yoga consigue aumentar la confianza y la autoestima, por lo que los niños que practican yoga van por el buen camino de convertirse en adultos responsables y felices. Rina Jakubowicz de SuperYogis ScoolHouse Training nos entrega unos prácticos consejos sobre cómo hacer que los niños se interesen en el yoga en el hogar o en el aula.

 

1. Sé el ejemplo:

Esto es fácil: hacer yoga alrededor de ellos, y ellos querrán imitarte, dice Jakubowicz. Aprovecha la oportunidad de divertirse enseñándoles posturas, aquellos con nombres descriptivos, como postura de árbol o perro boca abajo, siempre son un  gran éxito.
Consejo útil: no obligues a un niño a hacer yoga. Esto tendrá el efecto contrario al deseado.

 

2. Haciendo preguntas (y respuestas) 

Un sentido de curiosidad es la piedra angular de una práctica de yoga. Venimos a nuestros mats abiertos a lo que sea que nuestra mente, cuerpo y ambiente nos presente. Y eso es difícil para los adultos: las expectativas y la sensación de “ya se esto” a menudo son obstáculos.
Pero los niños poseen innatamente esta naturaleza de investigación y tu puedes ayudarlos a desarrollarla para continuar aprendiendo y evolucionando.
“Trato de hacer que los niños piensen por si mismos. Si me hacen una pregunta, preguntaré cual piensan que es la respuesta. Cuando una persona da una respuesta y los otros dicen otra cosa, yo les diré: Vemos que hay más de una respuesta a esa pregunta, y está bien?”, dice Jakubowicz.
La capacidad de procesar más de una respuesta y aceptar que hay más de una manera de hacer o considerar las cosas los pone en una posición de empoderamiento, los ayuda a abrir sus mentes, y puede también fomentar relaciones más armoniosas con sus compañeros y hermanos.

 

3. Comunícate sin adjuntar tu propia agenda

El primer paso, dice Jakubowicz, es reflexionar sobre cómo interactúas con los niños.
“Ten en cuenta que tienes una agenda para empezar. La mayoría de las veces los padres imponen sus creencias a los niños. (¿no quieres dirigir el negocio familiar algún día?, ¿no quieres ser médico?)”, dice Jakubowicz. “Cuando impones tus pensamientos sober cómo deberían vivir los niños y a que deberían aspirar, solo creas presión, porque tienen su propia agenda”.
Y aunque encontrarse a si mismos es ciertamente un proceso de toda la vida, por el Paso 1 (divirtiéndose en la postura del árbol) y el Paso 2 (manteniendo la curiosidad), los niños no tendrán problemas para decirte quienes son realmente si les ofreces espacio y una conexión auténtica.

 

 

Fuente: https://www.yogajournal.com/poses/introduce-kids-yoga